¡Me persigue una vaca!: Mis primeros días en Delhi

Vasant Vihar, días en Delhi

Calles de Vasant Vihar, Nueva Delhi

No voy a mentir. Mis primeros días en Delhi han sido solo pensar cada dos segundos: “Quiero irme de aquí YA!”. Pero para ser justa, más que por consentida, es porque esta no es una ciudad fácil, y cuando no vienes en plan turístico o de paseo, si no con la idea en la mente de que este será tu hogar por un año, empiezas a dudar si serás capaz de quedarte tantos días en Delhi, o en India.

Y las cosas no han estado muy a mi favor con el tema de la casa. Supuestamente iba a vivir en un “apartamento chévere y moderno” en Gurgaon. Así que fui hasta allá para descubrir que era un cuartito feo y oscuro solamente en un edificio que no puedo describir con una sola palabra positiva. Además, para llegar hasta allá tuve que enfrentar mi primer encuentro con el tráfico de esta ciudad, es decir, sentir que te vas a morir cada dos segundos en un choque, porque manejan horrible. Ho-rri-ble.

Después de un par de llamadas pidiendo ayuda, una colombiana se apiadó de mí y se ofreció muy amablemente a recibirme en su casa un par de noches y a ayudarme a encontrar un nuevo lugar para vivir. A la mañana siguiente desayunamos el melón más dulce que he probado en mi vida, y así, de la mano de mi nueva guía y sintiéndome más tranquila, salimos a hacer diligencias normales en la ciudad.

Días en Delhi, autorickshaw en Delhi

Primer paseo en autorickshaw

Y por normales me refiero a: Subirme a un autorickshaw por primera vez, espantar a una vaca que nos empezó a perseguir en la calle, acostumbrarme al polvo que se respira a diario – mezclado con el terrible olor de cada tubería que uno pasa-, discutir con los famosos “bhaiyas” (Es como decir “hermano” o “amigo”) el valor de la carrera, de la ropa, y hasta de las frutas, por todo se tiene que regatear, a menos que diga “fixed price”, y buscar un nuevo hogar. Fui afortunada de encontrar casa disponible al día siguiente con buenos compañeros, muchos expats no cuentan con la misma suerte y les toca aguantarse en lugares horribles por meses. La primera semana después de mudarme a mi nueva casa fui al Lotus Temple, un sitio demasiado bonito donde se siente mucha tranquilidad. Vale la pena ir a conocerlo. 

Días en Delhi conociendo, Lotus Temple Nueva Delhi

Días en Delhi, Lotus Temple Nueva Delhi

Días en Delhi, Lotus Temple Nueva Delhi

Y bueno, así han transcurrido mis primeros días en Delhi. Llorando un poco. Y es curioso que antes de escribir este post, en la embajada de Colombia me dijeron que en India lloras dos días: el que llegas por el choque cultural y el asombro, y el día en que te vas porque ya no quieres dejar este país. Entonces lo admito, mi llanto a la llegada se ha extendido un poco más de la cuenta, pero tengo un presentimiento y es que el de salida, será mucho peor.

Leave your thoughts...