Los templos de Khajuraho y reflexiones de año nuevo

templos de Khajuraho, Khajuraho, templo Khajuraho

templos de Khajuraho, Khajuraho, templo Khajuraho

templos de Khajuraho, Khajuraho, templo Khajuraho

templos de Khajuraho, Khajuraho, templo Khajuraho

templos de Khajuraho, Khajuraho, templo Khajuraho

templos de Khajuraho, Khajuraho, templo Khajuraho

templos de Khajuraho, Khajuraho, templo Khajuraho

templos de Khajuraho, Khajuraho, templo Khajuraho

templos de Khajuraho, Khajuraho, templo Khajuraho

templos de Khajuraho, Khajuraho, templo Khajuraho

templos de Khajuraho, Khajuraho, templo Khajuraho

templos de Khajuraho, Khajuraho, templo Khajuraho

templos de Khajuraho, Khajuraho, templo Khajuraho

templos de Khajuraho, Khajuraho, templo Khajuraho

templos de Khajuraho, Khajuraho, templo Khajuraho

templos de Khajuraho, Khajuraho, templo Khajuraho

templos de Khajuraho, Khajuraho, templo Khajuraho

templos de Khajuraho, Khajuraho, templo Khajuraho

Templos de Khajuraho - FelizEscape.com

templos de Khajuraho, Khajuraho, templo Khajuraho

Hace unas semanas, visité los templos de Khajuraho con unos cuantos amigos. Los templos de Khajuraho están situados en Madhya Pradesh, un estado al norte de India, donde se encuentran estos mundialmente famosos complejos arqueológicos que albergan cientos de esculturas eróticas. Los templos de Khajuraho  se han vuelto ampliamente populares entre turistas que visitan India como los “templos de Kamasutra”. Este viaje inició de una forma peculiar, ya que íbamos a quedarnos dos noches en Khajuraho, pero perdimos el tren, así que no tuvimos más opción que tomar otro al día siguiente y pasar solo un día allí. Llegamos temprano en la mañana y nos fuimos a desayunar a la terraza de un hostal antes de irnos a los templos de Khajuraho todo el día. Después de casi toda la mañana y parte de la tarde ahí, nos fuimos a visitar unas cascadas  hermosas, que eran tan azules, que me dejaron impresionada por ver agua de esa forma por primera vez desde que había llegado a India. Además de los templos de Khajuraho,  en esta ciudad realmente no hay mucho más que ver, pero este lugar fue realmente increíble y me alegra saber que no nos lo perdimos durante nuestra visita.
Para ese entonces, ya era completamente adicta a los viajes en tren en India. Me encanta la forma en que me hacen sentir, y como el tiempo se va tan lento cuando estoy despierta pensando o leyendo, pero como 12 horas de viaje pasan volando apenas cierro los ojos. Podría hacer cualquier viaje en tren si pudiera. Durante ese trayecto a  Khajuraho, me puse a recordar que unas semanas después de haber llegado a India en abril, fui a una fiesta en una casa en las afueras de Delhi con unos amigos, que eran mis compañeros de casa donde viví inicialmente en South Delhi. Recuerdo que el lugar estaba lleno de gente de todas partes del mundo pasando un buen rato, y que el verano estaba a punto de iniciar y el clima estaba perfecto (aún no hacia el calor terrible que llegó en mayo). Solo eran tardes soleadas y noches de brisa muy fresca. Recuerdo lo que sentía, porque no era bueno. En ese entonces TODO me daba miedo,  mi ansiedad pasaba a mil, no soportaba comer absolutamente nada, y tenía muy pocas ganas de hablar con la gente que estaba ahí, o de bailar, o de hacer cualquier cosa. Era una persona llena de ansiedad y muy aburrida. Aun no sabía lo increíble y fácil que sería abrirle la mente y darle la oportunidad a un país como India y a su cultura.
Hace unas semanas celebré el año nuevo en Delhi. Fui con un amigo a un bar en Hauz Khas, contamos del 10 hasta el “Feliz año nuevo” nos abrazamos, y decidimos seguir la fiesta en otro lugar, donde estaba otro grupo de extranjeros quienes nos dijeron que fuéramos. Por pura casualidad, era la misma casa en las afueras de Delhi a la que había ido hace muchos meses. Esta vez, estaban unas cuantas de las personas con las que estuve ahí la primera vez, habían muchos nuevos amigos que había hecho durante ese tiempo, y a la vez estaba extrañando demasiado  a los que ya se habían ido de India. Sinceramente, recibí el año feliz, demasiado feliz.
Pero a medida que se acercaba ese momento de gritar “Feliz año nuevo” sentí que el año realmente no se acababa para mi. Creo que solo me sentiré así cuando me vaya de India de forma permanente. Cuando regrese a Colombia. Aún tengo unos meses para viajar y conocer todo lo que pueda. Quiero volver al norte, visitar Punjab, y conocer otros lugares que aún no he tenido la oportunidad de explorar. Si me preguntan cual fue la mejor parte de mi año aquí, probablemente fue la de haber aprendido a ser feliz sin importar las circunstancias, y de aceptar y  recibir con los brazos abiertos los cambios en mi vida. La verdad, estoy enormemente agradecida por eso.

Leave your thoughts...